EL ÍNDICE DE MASA CORPORAL

Publicado por
Figura 1. Un IMC altamente elevado, no necesariamente indica obesidad

¿Qúe es?

También denominado como índice de Quetelet, el Índice de Masa Corporal (IMC), es un indicador obtenido de dos variables que miden las dimensiones corporales:  Peso (Masa) y Talla(1)

Usos

Esta herramienta es ampliamente usada debido a su simplicidad y bajo o nulo costo, normalmente para definir si una persona padece sobrepeso u obesidad(2), pero también es usada para clasificar el estado nutricional por déficit, al presuponer que este índice refleja las reservas corporales energéticas(3).

¿Cómo se calcula?

Para el cálculo del IMC, únicamente se debe dividir la masa corporal de la persona (expresada en kilogramos), entre el cuadrado de la talla (estatura) expresado en metros(2)

Por lo tanto:

IMC = masa/talla²

Interpretación

ValorInterpretación
<18.5Bajo peso
18.5-24.9Normopeso
25-29.9Sobrepeso
30-34.9Obesidad Tipo I
35-39.9Obesidad Tipo II
= o >40Obesidad Tipo III
Clasificación de IMC, modificado de Wong- On & Murillo (2004) (5)

Problemas con su uso

Actualmente su uso, está extendido en niños, adolescentes, adultos y en distintos tipos de estudios tanto epidemiológicos como clínicos; sin embargo en la población de niños y adolescentes, se debe considerar que este puede presentar una gran variación en estos grupos debido al denominado “rebote adiposo” en el cual se manifiesta por un aumento hasta los dos años, seguido de una disminución y nuevamente un aumento del mismo, por lo que el IMC puede variar en función del ritmo de maduración(4)

Uno de los grandes problemas, es que este indicador no permite una adecuada valoración de la población con musculatura desarrollada al no existir en su valoración, una distinción entre la masa grasa y la masa libre de grasa(2)(4), siendo por lo tanto que la aplicación del IMC en poblaciones que posean un alto porcentaje muscular y bajo de grasa corporal arrojará falsos casos de sobrepeso u obesidad(5) por lo que es necesario una evaluación más precisa sobre la composición corporal especialmente en población deportista y no solo hacer uso de un solo indicador para definir el estado nutricional.

Además, se debe considerar que el IMC no permite identificar los riesgos que contribuyen a la morbilidad, por lo que por una valoración requiere del uso de más indicadores, para poder emitir una adecuada interpretación(2) 

Otras limitaciones que han sido referidas respecto al uso del IMC, son las siguientes(6):

  • No es independiente de la estatura.
  • Distribución sesgada durante la niñez y en adultos jóvenes.
  • Se altera en casos de masa muscular alta y de edema.
  • Varía con la edad.

A lo que se debe agregar que este también llega a variar por sexo y maduración sexual, por lo que no es fácil establecer valores de referencia con aplicación universal(2)                    

El IMC es útil para la estimación general de la condición nutricional, pero no resulta adecuado para el diagnóstico preciso en todos los casos en los que se presenta sobrepeso u obesidad. No todos los sujetos con sobrepeso por exceso de grasa tienen elevado el IMC y, al contrario, no todos los sujetos con sobrepeso por IMC tienen masa grasa elevada. Las relaciones entre el IMC y la adiposidad no se dan en igual grado en niños normales ni tampoco en niños obesos. La obesidad se vincula más con un exceso de masa grasa que con un aumento ponderal, por lo que su importancia y evolución van a depender, sobre todo, de la grasa acumulada y de su distribución(2)

El IMC posee limitaciones ya que no permite identificar aquellos elementos que contribuyen con el riesgo de morbilidad, por lo que es necesario utilizar otros indicadores para una mejor interpretación de los resultados.(2)

¿Qué medidas se pueden tomar para mejorar la evaluación?

En primer lugar, se debe considerar que un indicador por sí solo es un indicador y que un diagnóstico nutricional se debe realizar tomando en cuenta la combinación de distintos indicadores, signos, historial clínico y dietético, etc.

En el caso del IMC, para poder determinar si una persona efectivamente tiene un problema de bajo peso, sobrepeso u obesidad, se deberá utilizar el IMC en conjunto a indicadores tales como: pliegues cutáneos, diámetros, circunferencias corporales, entre otros y siendo la circunferencia de la cintura un buen indicador de obesidad(7) Así mismo, en la detección de obesidad, agregando el uso de circunferencia de cintura, podremos identificar el perfil de distribución de grasa corporal, siendo que una distribución androide (obesidad centrípeta) conlleva mayor morbilidad en comparación de una distribución ginecoide, puesto que en la obesidad centrípeta, existen altos niveles de grasa visceral o intraabdominal, misma que se asocia a hiperlipidemia e intolerancia glucosa, de ahí que se tengan establecidos como límite de circunferencia de cintura para hombre 102 cm y para mujeres 88 cm(5)

En la población deportiva, se ha propuesto el uso del índice ponderal en lugar el IMC, debido a que este tiene una base matemática con mayor solidez, al ser el peso corporal una variable de dimensión cúbica y la estatura una de dimensión lineal y que se hipotetiza que podría servir para relacionar la composición corporal con variables de desempeño(8) 

Por lo que se deben considerar las múltiples características de la persona a la que se valorando su estado nutricional, para poder contextualizar el valor del IMC como indicador en conjunto a otros indicadores y evaluaciones antropométricas que le son realizadas.

REFERENCIAS

  1. Rached-Paoli, Ingrid, Henriquez-Pérez, Gladys, & Azuaje-Sánchez, Arelis. (2005). Efectividad del indice de masa corporal en el diagnóstico nutricional de gestantes. Archivos Latinoamericanos de Nutrición, 55(1), 42-46. Recuperado en 01 de julio de 2020, de http://ve.scielo.org/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0004-06222005000100006&lng=es&tlng=es.
  2. Quintana-Guzmán, Eugenia Ma., Salas-Cháves, María del Pilar, & Cartín-Brenes, Mayra. (2014). Índice de masa corporal y composición corporal con deuterio en niños costarricenses. Acta pediátrica de México, 35(3), 179-189. Recuperado en 01 de julio de 2020, de http://www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0186-23912014000300003&lng=es&tlng=es.
  3. Rached-Paoli, Ingrid, & Henriquez-Pérez, Gladys. (2010). Efectividad del índice de masa corporal en el diagnóstico nutricional de las gestantes adolescentes. Archivos Latinoamericanos de Nutrición, 60(2), 141-147. Recuperado en 01 de julio de 2020, de http://ve.scielo.org/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0004-06222010000200005&lng=es&tlng=es.
  4. Macías-Tomei, Coromoto, López-Blanco, Mercedes, Vásquez, Maura, Méndez-Pérez, Betty, & Ramírez, Guillermo. (2012). Capacidad del índice de masa corporal por tres referencias, para predecir el diagnóstico integral en prepúberes y púberes venezolanos. Archivos Venezolanos de Puericultura y Pediatría, 75(2), 38-44. Recuperado en 01 de julio de 2020, de http://ve.scielo.org/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0004-06492012000200003&lng=es&tlng=es.
  5. Wong- On, Manuel, & Murillo-Cuzza, Gerardo. (2004). Fundamentos fisiopatológicos de la obesidad y su relación con el ejercicio. Acta Médica Costarricense, 46(Suppl. 1), 15-24. Retrieved July 01, 2020, from http://www.scielo.sa.cr/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0001-60022004000500005&lng=en&tlng=es.
  6. Álvarez, M.M; Cervantes, C; Galina, S; Montano, E; Romero, E. Y; Rodríguez, C; Sánchez, M. G; Sánchez M. C. & Sánchez, S. (2012). Evaluación del estado de nutrición en la infancia. En Evaluación del estado de nutrición en el ciclo vital humano(39-84). México: Mc Graw Hill.
  7. Cossio-Bolaños, Marco Antonio, Arruda, Miguel, & De Marco, Ademir. (2010). Correlación entre el índice de masa corporal y las circunferencias corporales de niños de 4 a 10 años. Anales de la Facultad de Medicina, 71(2), 79-82. Recuperado en 01 de julio de 2020, de http://www.scielo.org.pe/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1025-55832010000200003&lng=es&tlng=es.
  8. Mendez-Cornejo, Jorge, Gomez-Campos, Rossana, Carrasco-López, Salustio, Urzua-Alul, Luis, & Cossio-Bolaños, Marco. (2019). Aplicabilidad del Índice de Masa Corporal e Índice Ponderal en jóvenes deportistas que participan en la Selección Universitaria de Chile. Revista Española de Nutrición Humana y Dietética, 23(2), 76-82. Epub 08 de junio de 2020.https://dx.doi.org/10.14306/renhyd.23.2.625

FIGURAS

Figura 1. Damir Spanic (2018) Sin titulo, recuperado de: https://unsplash.com/photos/hp3y7G7TALI

La guía completa de la nutrición del deportista: https://amzn.to/3eY0PV8
El ABCD De La Evaluacion Del Estado De Nutricion: https://amzn.to/3eSkTbh
Krause: Dietoterapia (14ª Edición): https://amzn.to/3cxXavj

Bandas de resistencia: https://amzn.to/2X46mBT

Elementos fundamentales en el cálculo de dietas, 2a edición https://amzn.to/2XZyNCU

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .